Transporte público en Barcelona

El transporte público de Barcelona lo tiene todo para ser la mejor solución de movilidad durante el viaje. Por supuesto, puedes venir con tu coche o alquilar uno en la ciudad, pero las áreas restringidas a residentes y el intenso tráfico en determinados puntos y horas hacen menos atractiva esta opción. Por ello, en las siguientes líneas te contamos cómo puedes desplazarte utilizando los medios colectivos.

Metro, tren, tranvía y funicular, lo más práctico

El Metro de Barcelona es el segundo más grande de España tras el de Madrid y es la opción más práctica para moverse por la ciudad. Tiene un amplio horario, desde primera hora hasta la medianoche aproximadamente, y cubre prácticamente todos los barrios de la ciudad, en especial los más turísticos. Cuenta con ocho líneas que suman cerca de 160 km.

 

Pero en la práctica, a ello hay que sumarle otras soluciones de ferrocarril que están plenamente integradas en la red por medio de transbordos en diferentes estaciones. Es el caso de FGC (Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya) y Cercanías o Rodalies (de la compañía estatal Renfe) que, además de contar con estaciones en varios puntos de la ciudad, también conectan Barcelona con otras localidades de la provincia.

 

A ello hay que sumar el tranvía o tram, un medio de transporte en superficie que complementa al Metro en determinadas zonas, como Vila Olímpica y el Fórum, así como localidades vecinas (Cornellà, Sant Joan Despí, etc.).

 

Y el Funicular de Montjuïc también forma parte de la red de transporte público de Barcelona: se trata de un medio por cable que lleva a los viajeros desde Paral·lel hasta el Parc de Montjuïc, salvando un desnivel de 76 metros en algo menos de 1 km. Esta opción, por cierto, no la debes confundir con el teleférico, una opción turística.

Autobús: diurno, nocturno e interurbano

Las líneas de autobús en Barcelona también son numerosas y cubren todas las zonas, en cualquier horario. Si vas a usar este transporte durante el día y dentro de la ciudad, debes consultar las líneas y paradas gestionadas por TMB, la compañía municipal que también gestiona el Metro y el funicular de Montjuïc.

 

Pero también hay otros operadores que gestionan líneas de autobús en Barcelona. Las nocturnas, por ejemplo, están a cargo de Nitbus, mientras que las interurbanas, que conectan la ciudad con el resto de la provincia, son competencia de otras muchas: Baixbus, Sagalés, etc. También cabe citar el Aerobus, para desplazarse a o desde el aeropuerto del Prat.

Taxi público, con mucha presencia en la ciudad

El taxi público es otra opción muy recomendable de transporte público en Barcelona. Profesionalidad y plena disponibilidad son sus principales características, pues operan las 24 horas del día y están repartidos por toda la ciudad. Además, cuentan con paradas en zonas estratégicas, tanto en estaciones y aeropuerto como en calles y plazas céntricas. Los distinguirás fácilmente, pues su carrocería es negra con las puertas amarillas.

Bici, un medio útil y ecológico

En la página sobre rutas y tours, recomendamos las rutas en bici por la ciudad porque la ciudad es llana y cuenta con numerosos carriles segregados. Así que la bici es también un magnífico medio de transporte público en Barcelona, que además puedes usar por tu cuenta. Y es que la ciudad tiene su propio sistema de bicicleta pública: Bicing. Su tarifa de uso ocasional no es precisamente la más ventajosa para los turistas, por lo que quizás te salga más económico alquilarla por horas o por días en las tiendas que verás por el centro.

Uber y carsharing, complemento al transporte público en Barcelona

Hasta ahora hemos mencionado varias modalidades de transporte público en Barcelona, gestionadas por empresas estatales o locales. Sin embargo, hay otras soluciones privadas que también tenemos que mencionar en esta página porque, en la práctica, son opciones de movilidad tan válidas como las anteriores. 

 

En primer lugar, el taxi privado por app, es decir, Uber y su versión española Cabify. En los últimos años ha habido discontinuidades de servicio por cambios en la normativa legal, pero parece que ya han encontrado su sitio definitivo (en cualquier caso, te recomendamos consultar si están operativos en el momento de tu viaje). El precio es más o menos parecido al del taxi público, con la ventaja de que conocerás el importe de la ruta con antelación. La desventaja es que no cuentan con paradas en la vía pública, por lo que tendrás que solicitarlos siempre a través del móvil.

 

Y en segundo lugar, añadimos la opción del carsharing o coche compartido. Son vehículos eléctricos repartidos por el centro, que se alquilan por minutos mediante app. La gran ventaja es que al conducirlos, no tendrás problemas de entrada o aparcamiento en la Zona de Bajas Emisiones de las Rondas, puesto que tienen permitida plena movilidad. Algunas opciones disponibles son Ubeeqo y MEC.

Otros medios menos convencionales a tener en cuenta

Hasta aquí hemos repasado las mejores opciones de transporte público en Barcelona, que son a su vez las más clásicas. Sin embargo, existen otros medios menos convencionales que también puedes tener en cuenta… aunque con importantes matices.

 

El primero de ellos es el patinete eléctrico, que se pueden desbloquear y usar mediante app. Los verás aparcados en la vía pública, a mano de cualquier usuario. Pero debes saber que existen restricciones de movilidad en relación a ellos: los más ligeros (Tipo A) pueden ir por los carriles bici y los más pesados (Tipo B) deberán ir por la calzada.

 

Y el segundo son los bicitaxis, lo que en otras partes del mundo se denominan tuktuk. Tienen capacidad para entre 2 ó 4 personas, generalmente, aunque en los últimos tiempos están siendo objeto de inspecciones municipales, pues muchos de ellos no cuentan con licencia y saturan los carriles bici.

Precios y abonos del transporte público en Barcelona

Los precios de los billetes son muy variables, en función del medio de transporte o la distancia recorrida, entre otros factores. Además, esas tarifas se actualizan periódicamente, por lo que pueden cambiar de un año para otro.

 

Pero a continuación te mostramos algunos precios indicativos (a fecha de inicio de 2021) que te servirán de orientación si vas a usar el transporte público en Barcelona.

 

  • Billete sencillo de Metro, autobús, tram y FGC: 2,40€
  • Tarjeta T-Casual (Metro y autobús urbano), de 10 viajes: 11,35€
  • Tarjeta Hola Barcelona (abono de transporte para turistas): con tres modalidades y opciones de descuento online. Válido para autobuses urbanos (no nocturnos), Metro, FGC, Cercanías Renfe, tram, funicular de Montjuïc, así como las líneas de tren y Metro al aeropuerto
    • 48 horas: 16,30€
    • 72 horas: 23,70€
    • 96 horas: 30,80€