¿Qué ver en Toledo?

No exageramos si decimos que el casco histórico de Toledo es uno de los más fascinantes de toda Europa. Y no solo por la belleza de sus construcciones, sino también por su excelente estado de conservación y su peculiar ubicación en una colina formada por un meandro del Tajo. Esto último también contribuye a dar un aire muy pintoresco a sus estrechas y empinadas calles empedradas. Por eso, elegir una lista con 20 cosas que ver en Toledo ha sido realmente difícil. ¡Hemos tenido que dejar otras muchas fuera! Pero por suerte, estos y otros muchos lugares forman parte de las audioguías de Guided Tours (iOS y Android), con explicaciones en vídeo de nuestro guía oficial Adolfo Ferrero.

1. Catedral de Toledo: el principal monumento que ver en Toledo

La catedral primada de Santa María no solo merece ocupar el primer puesto en esta lista de cosas que ver en Toledo, sino que también está entre las más bonitas de toda España, codeándose con la de Sevilla, la de Burgos, la de León… y las de otras muchas ciudades. Con las mencionadas comparte su esencia gótica, que se aprecia a primera vista desde el exterior, especialmente desde la Plaza del Ayuntamiento, a la que se asoma su fachada. Pero irte de Toledo sin visitar su interior sería una auténtica pena. Dentro te esperan espacios y elementos tan espectaculares como la Custodia de Arfe, la Sacristía decorada con obras maestras del Greco y Lucás Jordán, el Transparente de Narciso Tomé, la Sala Capitular de Juan de Borgoña… y una lista interminable de atractivos artísticos y religiosos. 

2. Alcázar de Toledo: símbolo del poder imperial

Toledo recibió el título de Ciudad Imperial gracias al rey emperador Carlos I de España y V de Alemania. Y fue él precisamente el gran impulsor de la ampliación del Alcázar, puesto que anteriormente ya había sido usado por romanos y visigodos, así como por musulmanes, quienes establecieron aquí un al-qasr. Durante la Guerra Civil quedó prácticamente arrasado, aunque posteriormente fue reedificado siguiendo el mismo estilo de la época de los Austrias. Hoy es el Museo del Ejército.

3. Mirador del Valle: las vistas panorámicas de Toledo

En todos los destinos de Guided Tours recomendamos lugares para disfrutar de vistas panorámicas. Y en Toledo destaca el Mirador del Valle: se trata de un enorme paseo situado al otro lado del río Tajo, al que tendrás que acceder en taxi o en bus turístico. Pero, sin duda, la belleza del casco histórico apiñado sobre la colina merecerá la pena.

4. Plaza de Zocodover: la ‘plaza mayor’ toledana

Otra de las muchas cosas que ver en Toledo es la Plaza de Zocodover. Al igual que el cercano Alcázar, quedó muy dañada durante la Guerra Civil, por lo que en parte fue reconstruida en los años 40. Pero responde a ese concepto de ‘plaza mayor’ castellana, siendo aún hoy el principal lugar de reunión de sus ciudadanos. Aquí se encuentra, además, el Arco de la Sangre, a cuyos pies se ubica la famosa estatua de Miguel de Cervantes divisando a lo lejos la llanura manchega que le sirvió de inspiración para su Don Quijote.

5. San Juan de los Reyes, el (no) lugar de enterramiento de los Reyes Católicos

Muchas son las iglesias que ver en Toledo, como aquí te contaremos. Una de las más importantes es la de San Juan de los Reyes, que era el templo de un monasterio homónimo y destruido durante la Guerra de la Independencia. A la belleza de su construcción, en estilo gótico, se suma la importancia simbólica: se construyó con la idea de acoger las tumbas de los Reyes Católicos, aunque éstos cambiaron de parecer y reposan desde entonces en la Capilla Real de Granada.

6.- Iglesia de Santo Tomé... y de su ‘señor de Orgaz’

Pero si hay un estilo arquitectónico que define a la perfección a Toledo, ese es el mudéjar: el que llevaban a cabo los artistas musulmanes para clientes cristianos y judíos, dando como resultado una fusión de lenguajes de lo más original. Uno de los más bellos ejemplos es la iglesia de Santo Tomé, renovada ampliamente en el siglo XIV, especialmente su magnífica torre. Pero esta iglesia es famosa por albergar El entierro del señor de Orgaz, para muchos la obra cumbre de El Greco, que tienes que ver en Toledo ‘sí o sí’.

7. La judería, un barrio lleno de historia… e historias

La judería de Toledo es un pequeño barrio que, desde la expulsión de los sefardíes en 1492, dejó de ser el hogar de esta comunidad. Pero conserva importantes construcciones y muchas historias evocadoras, como rememoran turistas hebreos cada día, procedentes de todas las partes del mundo. Uno de los lugares más simbólicos es el Palacio de Samuel Leví, que fue tesorero real de Pedro I de Castilla en el siglo XIV.

8. Sinagogas: Santa María la Blanca y del Tránsito

Sin duda, los dos monumentos principales de la judería son sus sinagogas, en estilo mudéjar. El barrio llegó a tener alrededor de una decena, pero se conservan estas dos, aunque solo como espacio de visita y no como lugar de culto. La de Santa María la Blanca es un bello templo del siglo XII, mientras que la del Tránsito es posterior (siglo XIV), pero más grande. Hoy es sede del Museo Sefardí.

9. Puerta(s) de Bisagra: dos accesos defensivos y monumentales

La muralla de Toledo, construida ya en tiempos romanos, conserva buena parte de su trazado, en muy buen estado, por cierto. Dos de los tramos más espectaculares corresponden a sus Puertas de Bisagra: la Vieja (o de Alfonso VI) y la Nueva, reconstruida en estilo renacentista en tiempos de Carlos I. 

10. Puerta del Sol: la de aspecto más exótico

Otra de las puertas defensivas que tienes que ver en Toledo es la Puerta del Sol, que daba acceso directo al barrio musulmán de la ciudad medieval. Llama la atención su rico juego de arcos: de herradura, túmido, polilobulados, entrelazados… Eso le da un toque exótico muy característico.

11. Cristo de la Luz, una mezquita muy ‘cordobesa’

Muy cerca de la Puerta del Sol está la mezquita del Cristo de la Luz, del año 999, que sobrevivió porque tras la reconquista cristiana pasó a ser una ermita, sufriendo varios añadidos. Diferentes elementos nos hacen entender su estrecha relación con el estilo del Califato de Córdoba, como sus arcos de herradura con dovelas de dos colores.

12. Castillo de San Servando, su fortaleza más medieval

En una ciudad tan histórica como Toledo no podía faltar un castillo netamente medieval. Y así es este de San Servando, usado ya en tiempos del reconquistador Alfonso VI y que servía de puesto de vigilancia para el Puente de Alcántara, uno de los principales accesos a la ciudad. Hoy es un albergue, como te contamos en la página sobre Alojamiento.

13. Puente de Alcántara, lleno de historia

Los dos puentes históricos sobre el río Tajo también son interesantes lugares que ver en Toledo. El primero de ellos, el de Alcántara, construido ya en tiempos romanos, aunque su aspecto actual es el resultado de reformas y añadidos de la época de los Reyes Católicos y de los Borbones, en estilo barroco.

14. Puente de San Martín, con San Juan de los Reyes al fondo

Este otro puente es algo más largo y no menos bello: de origen medieval (siglo XIII), fue ampliado en tiempos de Carlos II (finales del XVII). Los pináculos de San Juan de los Reyes a sus espaldas realzan su belleza. Aunque si quieres verlo desde un punto de vista realmente diferente, nada como la tirolina instalada a su lado, como te contamos en la página sobre Qué hacer en la ciudad.

15. Palacio de Fuensalida, un patio toledano... gratis

Como te contamos en la página de Qué hacer, los patios de Toledo son uno de sus atractivos ‘ocultos’, pues en su mayoría se esconden en edificios de viviendas privadas. Pero hay uno, y de los más bonitos por cierto, al que te podrás asomar gratis (con el permiso del vigilante): el del Palacio de Fuensalida, junto a la iglesia de Santo Tomé, donde tiene su sede la Presidencia de Castilla-La Mancha.

16. Las Cuevas de Hércules, el interesante subsuelo romano

Poco hemos hablado de la época romana, pues no quedan tantos vestigios como de la medieval, pero si te gusta la Historia Antigua, tendrás también varias cosas que ver en Toledo. Por ejemplo, las Cuevas de Hércules, un depósito de abastecimiento de agua bajo el callejón de San Ginés, con bóvedas de cañón, arcos de medio punto y otros elementos característicos de aquel tipo de arquitectura.

17. Museo de El Greco, para fans de este pintor

Aunque los dejamos para el final, cabe decir que hay muchos museos que ver en Toledo. Y algunos de ellos de gran importancia. Ya hemos mencionado el Sefardí o el del Ejército, pero aquí te sugerimos otros cuatro. El Museo del Greco, por ejemplo, es un lugar de obligada visita para los fans de este pintor, auténtico ‘verso suelto’ en la Historia del Arte. A destacar, los cuadros del final de su vida, con un estilo aún más personal.

18. Museo de Santa Cruz: tan bello el contenido como el continente

El Museo de Santa Cruz, muy cerca de la Plaza de Zocodover, es tan recomendable por su colección como por su construcción. Ubicado en el plateresco Hospital de Santa Cruz, cuenta con interesantes obras de El Greco y de Luis Tristán, así como piezas de artesanía y arqueología de todos los periodos de la historia toledana.

19. Hospital de Tavera, otro museo de concepto similar

Este museo, cerca de la Puerta Nueva de Bisagra, que sigue la misma idea que el anterior: antiguo hospital, de estilo renacentista (en este caso ‘italianizante’) y con una riquísima colección de arte, centrada en pintura (El Greco, Tiziano, Lucas Jordán, Tintoretto…). 

20. Museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda, toda una sorpresa

Por último, la colección del Museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda no es tan rica como otros, pero sí permite conocer mejor una época clave de la historia toleda, en la cual esta ciudad era capital de toda España. Pero sobre todo, la antigua iglesia de San Román en la que se ubica supondrá toda una sorpresa por su belleza.

 

Si te han sabido a poco estos 20 lugares que ver en Toledo y sus respectivas explicaciones, no te preocupes. ¡Puedes ampliar! Por un lado, puedes descargar (iOS y Android) nuestras audioguías geolocalizadas y con explicaciones en vídeo, que nuestro guía Adolfo Ferrero ha organizado en tres rutas: La Herencia Cristiana, La Herencia Musulmana y la Herencia Judía. Y por otro, puedes comprar la Pulsera Turística y visitar otros lugares incluidos en ella, como son el Real Colegio de Doncellas Nobles o la iglesia de San Ildefonso.