Gastronomía de Toledo

Para muchos, un buen plato típico de la gastronomía de Toledo es tan atractivo como el altar de una iglesia mudéjar, como un cuadro del Greco o como una espada con empuñadura de damasquinado. Y de hecho, puede ejercer el mismo poder de atracción, pues numerosos turistas llegan a la ciudad para degustar alguno de los manjares que se sirven a la mesa. De ello te hablamos precisamente en esta página, en la que se te hará la boca agua.

Mezcla de culturas y tradiciones, esencia de la gastronomía de Toledo

Como venimos comentando en estas páginas y como puedes comprobar en las rutas de nuestra app (iOS y Android), el cruce de culturas es algo inherente a esta ciudad. Y eso también se refleja en la gastronomía de Toledo: la cocina castellana sirve de base pero también toma ingredientes y técnicas propias de árabes y judíos, principalmente.

La gastronomía de Toledo también es el reflejo de la agricultura, la ganadería y los modos de vida de su entorno. En este sentido, los alimentos cultivados en la fértil región de La Mancha o los animales cazados en los Montes de Toledo llegan rápidamente a los platos de la ciudad… como te contamos en las propuestas que enumeramos a continuación.

Las dividimos en propuestas 100% toledanas y en otras que, siendo comunes a toda la región, forman parte de la dieta habitual de sus ciudadanos y de los menús de los restaurantes locales.

Platos o comidas 100% toledanas

Si vienes unos días de viaje y quieres probar algunos platos que difícilmente podrás degustar en otros lugares de España y del mundo, toma nota de las siguientes propuestas típicas de la gastronomía de Toledo.

1. Carcamusa, un guiso omnipresente

Había pocas dudas sobre la primera propuesta que debíamos meter en esta lista sobre la gastronomía de Toledo. La carcamusa es un guiso que está presente en prácticamente todos los bares y restaurantes de la ciudad. En algunos casos, como primer plato, y en otros como tapa o cazuelita acompañada de patatas fritas o tortilla española. Este guiso se compone de carne de cerdo o ternera cortada en trozos y bañada en salsa de tomate con guisantes. En algunos casos puede llevar chorizo o jamón para darle más cuerpo.

2. Truchas a la toledana, una aportación del Tajo

Tiempo atrás se pescaba en el Tajo y se cocinaba lo capturado… aunque ese tiempo ha quedado ya muy atrás. En cualquier caso, ha sobrevivido un plato tradicional, las truchas a la toledana, que se siguen elaborando como antaño. Es decir, marinadas en aceite, vinagre, ajo y especias, para después freirse en abundante aceite.

3. Arroz a la toledana, una receta mixta y local

España es tierra de arroces, como también se puede entender en la página de Barcelona al hablar sobre el arròs parellada. En este caso de la gastronomía de Toledo, la receta de arroz local incluye carne (pollo) y pescado (congrio, calamares), así como setas y verduras, como pimientos.

4. Perdiz a la toledana y el gusto por la carne de caza

Otro de los platos típicos con ‘apellido’ toledano es este guiso a base de perdiz, que en muchos casos es cazada en los Montes de Toledo y, a ser posible, antes de que cumpla el año (perdigones). Se prepara estofada, con vino, vinagre, hierbas aromáticas, cebolla, ajo y laurel hasta alcanzar el punto óptimo. En cualquier caso, no es la única carne de caza que se puede degustar en la ciudad: embutidos de venado o patés de ciervo y faisán son otros ejemplos presentes en las tiendas locales. 

5. Mazapán, un dulce local y universal

En esta lista de comidas 100% toledanas incluimos el mazapán, aunque sobre su origen hay muchas teorías. En esta ciudad se sostiene que los mazapanes fueron inventados por las monjas del convento de San Clemente en 1212, para conmemorar la victoria en la batalla de las Navas de Tolosa. No obstante, hay dulces similares y con el mismo nombre en otras partes del planeta, como Sicilia o el mundo árabe. En el caso toledano, se caracteriza por su pequeño formato y su mezcla de huevo, azúcar y finas almendras. Los más famosos son los de Santo Tomé. Y para que pueda recibir la Indicación Geográfica Protegida, estas almendras deben representar al menos el 50% del peso de la composición.

6. Las toledanas, otro dulce muy local

Como puedes imaginar por su nombre, estos dulces tienen ‘ADN’ de Toledo. Se elaboran con forma de empanadillas, cubiertas de almendra picada (¿cómo no?) y con relleno interior de cabello de ángel. Son las auténticas competidoras del mazapán… aunque tú puedes dejarlo en tablas y llevarte ambas para probar.

Otros platos y alimentos de la región, muy presentes en Toledo

Resultaría difícil comer únicamente a base de platos típicos de la gastronomía de Toledo. Por eso, también puedes tomar nota de otras propuestas que, por ser características de La Mancha, también podrás encontrar a menudo en los restaurantes locales.

7. Queso manchego

Se trata sin duda de uno de los productos con mayor proyección internacional. Al tratarse de un producto con Denominación de Origen Protegida, su elaboración tiene que seguir unos requisitos muy específicos. Pero esto es lo importante con lo que puedes quedarte: se elabora con leche de oveja de raza manchega, con una maduración máxima de dos años,  presenta corteza dura, una pasta de consistencia compacta y un sabor fuerte y ligeramente ácido. ¡Y está riquísimo!

8. Pisto manchego, un plato muy humilde y campesino

El pisto manchego es el plato de los campesinos de La Mancha que, tiempo atrás, comían en la misma huerta, en mitad de una jornada de sol a sol. La receta original se compone de trozos de tomate y pimiento, cocinados en una cazuela a fuego lento hasta pocharse y quedar listo para su consumo, que antiguamente se hacía ahí mismo con la única ayuda de pan. Con el tiempo, se añadieron otras verduras, como berenjena o calabacín. Y el toque final que ya no puede faltar es el huevo frito, cuya yema ha de romperse para regar el resto de ingredientes. ¡Delicioso!

9. Asadillo de La Mancha, en tapa o con carne

Más platos manchegos, y también a base de verdura. En este caso, pimiento rojo asado en cazuela de barro, junto con otros ingredientes secundarios pero importantes: cebolla y ajo sofritos, tomate, pimiento morrón y especias. Ideal para comer en tapa o para acompañar platos de carne.

10. Tiznao de bacalao, otro plato a base de pescado

Si lo tuyo es el pescado, tu dieta tradicional no se limitará a las truchas a la toledana. También puedes probar otros platos locales a base de bacalao que, pese a provenir de ‘lejanos’ mares, antaño se podía conservar bien mediante salazón. Destaca el tiznao de bacalao, muy popular en toda La Mancha y también en la gastronomía de Toledo: se cocina mediante asado y acompañado de cebolla, ajo, patata, pimientos rojos secos, aceite y pimentón, lo que le da su característico tono colorado.

11. Sopa de ajo, una propuesta muy castellana

Las sopas son muy populares en toda Castilla, tanto en Castilla y León como en Castilla-La Mancha. Y cada lugar aporta su particular variación. En el caso de la gastronomía de Toledo, cabe mencionar la sopa de ajo. En ella no pueden faltar los ajos, los trozos de pan, el huevo escalfado, los taquitos de jamón serrano, el pimentón y un chorrito de aceite. Y se debe comer bien caliente en cuenco de barro, pues es un plato invernal.

12. Azafrán, el ‘oro rojo de La Mancha’

Lógicamente, no es un alimento que puedas consumir ‘tal cual’, pero su importancia en la gastronomía de Toledo es tan grande que no podíamos olvidarnos de él en esta página. Su flor se cultiva ampliamente en toda La Mancha, no solo en La Mancha toledana, y a menudo recibe el sobrenombre de ‘oro rojo’ puesto que el kilo puede alcanzar precios altísimos, por encima de 5.000€ en muchos casos. Cuentan leyendas locales que hay familias que lo almacenan en casa como si de lingotes de oro real se tratara. El azafrán de La Mancha se presenta en hebras, nunca molido, y se utiliza para dar sabor a numerosos platos, entre ellos el arroz a la toledana.

13. ¿Y si añadimos el cocido como plato de la gastronomía de Toledo?

En la página dedicada a Madrid, hablábamos del cocido madrileño. Pero hay indicios de que este plato surgió en realidad en Toledo y que su origen es sefardí, como tantos otros guisos de puchero con cocción lenta y base de garbanzos, como la adafina. Aquí se suele denominar cocido a tres vuelcos, pues se sirve así: el primer vuelco de caldo, el segundo de carnes y por último, los ingredientes pequeños que quedan al fondo, es decir, los garbanzos.

14. Vinos de La Mancha, la bebida ideal para maridar

Por último, no podíamos olvidarnos del vino local como mejor propuesta para maridar los platos y alimentos de la gastronomía de Toledo. Y es que la ciudad está muy bien nutrida por las bodegas de la región, que operan dentro de marcos con protección. Debes tomar nota de D.O. Vino de la Mancha, D.O. Vino de la Tierra de Castilla, D.O. Vino de Méntrida y los ‘pagos’ de Campo de La Guardia y Dominio de Valdepusa.