Sevilla detrás de las murallas

En este tour que he titulado “Sevilla detrás de las murallas” me propongo guiarte por dos zonas de la ciudad que sólo tienen dos cosas en común: el estar situadas más allá del antiguo perímetro amurallado, y el ser lugares dignos de una visita que te sorprenderá por su belleza y que te permitirá tener una visión más completa de la ciudad. Me refiero al Parque de María Luisa y al peculiar barrio de Triana.

El Parque de María Luisa merece por sí sólo una visita porque es uno de los Jardines Históricos más bonitos y grandes de España. Su arbolado centenario, sus paseos jalonados de glorietas para el descanso y la sombra, sus estanques y pintorescos rincones y sus románticas pérgolas y fuentes lo hacen digno de ser visitado. Sólo con eso ya tendrías una buena excusa para ir a verlo. Pero es que además en el Parque se encuentra la Plaza de España, uno de los monumentos más fotografiados de Sevilla, cuya espectacularidad le ha hecho merecedor de un premio de TripAdvisor. El que fue Pabellón de España de la Exposición Hispanoamericana de 1929 sorprende tanto por su tamaño como por la minuciosidad y el colorido de sus detalles. Un lugar donde pasar un rato inolvidable.

Dentro del parque encontrarás además la Plaza de América, otra joya colorista heredada de la Exposición Hispanoamericana del 29, conservada como el día de su inauguración, con sus tres antiguos pabellones y sus palomas, que acuden a comer de la mano de los visitantes. Un sitio ideal si vienes con niños. Y sin ellos…

La segunda parte de nuestro Tour nos lleva a conocer Triana, pero por el camino descubrirás hasta cinco edificios singulares. Entre ellos se cuenta la antigua Fábrica de Tabacos, donde hoy sólo encontrarás estudiantes universitarios, porque las cigarreras que la hicieron famosa hace mucho que se fueron. Y el Hotel Alfonso XIII, un lujo al alcance de pocos. O el Palacio de San Telmo, sede de una Universidad de Mareantes que más tarde se convirtió en residencia de los Duques de Montpensier, donde vivió la duquesa que dio nombre al Parque de María Luisa.

Y Triana, siempre Triana, uno de los barrios más típicos de Sevilla, Un barrio que siempre ha tenido voz propia y una idiosincrasia particular, que de seguro tiene su origen en su situación en la otra orilla del Guadalquivir. Allí veremos edificios que nos hablan de los marineros y los pescadores que poblaban el lugar, contemplaremos la iglesia de Santa Ana, conocida como la “Catedral” de Triana. Visitaremos algún corral de vecinos, donde descubrirás cómo era la vida en este tipo de viviendas. Y llegaremos paseando hasta el emblemático Puente de Triana, el primero que tuvo Sevilla. Junto a él veremos un Mercado de Abastos que esconde los restos de un castillo almohade transformado en sede de la Inquisición. La institución que muchos hubieran preferido no llegar a conocer nunca.

Conocerás algo del pasado torero del barrio, y de su tradición flamenca, aún muy viva. Y continuaremos el recorrido por Triana pasando junto a su Museo de la Cerámica, un edificio que guarda el pasado centenario de los barros trianeros.

Frente a la capilla de Nuestra Señora de la O te presentaré a grandes rasgos la Semana Santa de Triana, que compite en antigüedad, belleza y número de cofrades con las Hermandades del resto de Sevilla.

Y allí, ante el Callejón de la O, por donde podrás llegar hasta la orilla misma del río, nos diremos adiós…o mejor, hasta pronto!

Información de Interés

Duración

2h:30m
(aproximadamente)

Distancia

6 Km
(aproximadamente)

Inicio

La Plaza de España

Fin

Las Hermandades de Triana

Introducción al Tour

En este Tour conocerás...

1. La Plaza de España: la más espectacular

Arranca el tour con la visita a una de las plazas más espectaculares del mundo...No lo digo yo, lo dice TripAdvisor. El antiguo Pabellón de la Exposición Hispanoamericana de 1929 te sorprenderá por su tamaño y su colorido, el que ofrecen sus azulejos y la cerámica de sus puentes y barandillas. Es la obra emblemática de Aníbal González. Un lugar con mucho simbolismo donde encontrarás una referencia a tu provincia (si eres español) y una oportunidad para entretenerte remando por el canal o deambulado por sus corredores.

2. Comenzamos con las Glorietas: la de Luis Montoto

Es el inicio del itinerario a través del Parque de Mª Luisa, uno de los jardines históricos más bonitos de España. Esta glorieta, de estilo más moderno que la mayoría de las que visitarás después, nos da la oportunidad de conocer un poquito sobre la Exposición Hispanoamericana de 1929, que es el hilo conductor de toda esta primera parte del tour. Aquí te presentaré al diseñador del parque, el francés Forestier.

3. La Isleta de los Patos: un estanque muy animado

En el corazón del parque, y entre graznidos y batir de alas, podemos pasearnos alrededor de la Isleta de los Patos (si vas con niños les encantará) mientras te explico en líneas generales la historia del Parque de María Luisa y las razones por las que el parque es como es y tú puedes entrar a visitarlo libremente. Aquí oirás la triste historia de María de las Mercedes y Alfonso XII, cuyo espíritu romántico impregna gran parte de los jardines.

4. Cucú cantaba la rana: Fuente de las Ranas y Glorieta de los Leones

En esta parada abunda el agua en sus estanques y fuentes. El conjunto recuerda a los jardines del Generalife, en Granada. Forestier se rinde al atractivo de los jardines andalusíes. La Fuente de la Ranas, entera de cerámica, es de las que más gusta a los sevillanos de menor edad. Y en línea con la Fuente de las Ranas, unidas por un estanque, la Glorieta de los Leones. Parece que hablamos del Libro de la Selva, pero es el Parque de María Luisa en su versión más granadina.

5. EL Monte Gurugú y los Hermanos Álvarez Quintero

El Monte Gurugú es el único punto algo elevado del parque y tiene una frondosa vegetación que lo asemeja a un pequeño bosque paradisíaco, a pesar de que su nombre nos remite a un trágico episodio de las tropas españolas en el antiguo Protectorado de Marruecos. En lo alto un romántico mirador nos permite una buena vista de los alrededores. La cercana Glorieta de los Hermanos Álvarez Quintero es uno de los mejores ejemplos del conjunto de glorietas que se construyeron dentro del parque, con sus bancos y frentes de azulejos, y sus árboles y setos flanqueando el estanque central. Fue dedicada por Aníbal González a los comediógrafos sevillanos Álvarez Quintero, autores de sainetes y comedias costumbristas llenas de ingenio que cosecharon grandes éxitos en la primera mitad del siglo XX.

6. La Plaza de América: otra magnífica plaza del 29

El otro gran hito arquitectónico de la Exposición Hispanoamericana y del Parque de Mª Luisa. Aquí encontrarás tres magníficos pabellones (dos de ellos son actualmente Museos), un precioso estanque central y una voraz comunidad de palomas siempre dispuestas a ser alimentadas por los visitantes. Todo el diseño de la Plaza fue obra de Aníbal González, que cuidó también el detalle de sus pequeñas glorietas y fuentecitas. Un lugar muy fotografiado y divertido si viajas con niños (les encantará dar de comer a las palomas en la mano).

7. La Glorieta más musical: la de Ofelia Nieto

Una glorieta más, pero de un estilo diferente, dedicada a una soprano española a la que la memoria no le ha hecho justicia. Un paraje muy elegante decorado con flores de gran colorido que se convierte en un homenaje a la ópera y a su intérprete.

8. Estanque de los Lotos y Glorieta de la infanta Luisa

Otro lugar del parque que existía ya cuando los jardines pertenecían a los Duques de Montpensier, un rincón de inspiración andalusí donde abunda el agua, rodeado de hermosas pérgolas y presidido por la melancólica estatua de la donante del parque, la que le da nombre, la Infanta Mª Luisa de Borbón, Duquesa de Montpensier y desconsolada madre de María de las Mercedes.

9. La Glorieta más romántica: la de Gustavo Adolfo Bécquer

Una de las glorietas más bonitas y escondidas del parque. Un homenaje de la ciudad al sevillano poeta del Romanticismo. Un melancólico y simbólico grupo escultórico que se funde estrechamente con la naturaleza.

10. Saliendo del Parque de Mª Luisa: los Pabellones de Sevilla y de Portugal

Primera parada a la salida del Parque de Mª Luisa, donde podremos ver dos de los Pabellones de la Exposición de 1929: el Casino y el Teatro de Lope de Vega (Pabellón de Sevilla), y el Pabellón del país vecino: Portugal.

11. Fumando espero: antigua Fábrica de Tabacos

Un edificio enorme que pertenece en la actualidad a la Universidad de Sevilla. La antigua Real Fábrica de Tabacos tiene mucho que contarnos sobre el edificio en sí mismo, y sobre las cigarreras que trabajaron en él. Aquí nació el mito de Carmen, mundialmente conocida por la ópera de Bizet.

12. El hotel Alfonso XIII: todo un lujo

Si te toca la Lotería o las Quinielas, o quieres echar el resto dándote el gustazo de tu vida, no dejes de alojarte en uno de los hoteles más lujosos de España y de Europa. Un cinco estrellas Gran Lujo creado para alojar a las personalidades que se esperaban para la Exposición Hispanoamericana de 1929. Un edificio precioso que no ha perdido ni un ápice de su valor, y por el que siguen pasando personalidades de todo el mundo.

13. Palacio de San Telmo: de Universidad a corte de los Montpensier

La historia de este edificio se inicia a finales del siglo XVII cuando sus aulas se llenan de estudiantes de náutica de la Universidad de Mareantes, y continúa en el siglo XIX con su conversión en residencia de los Duques de Montpensier. Los dos hitos principales de la historia del edificio, que tienen mucho que decirnos sobre la historia de Sevilla.

14. Ya en Triana: cuando el río se llamaba Betis

Primera de las paradas del típico barrio de Triana, la Sevilla que se desarrolla con carácter propio al otro lado del Guadalquivir. Aquí te contaré cómo han ido cambiando los nombres del río y de la ciudad, y cómo se fue desarrollando el barrio de Triana, con su primer puente de barcas, su castillo, y sus gentes.

15. La Casa de las Columnas: el pasado marinero de Triana

Una oportunidad para conocer la importancia de los navegantes asentados en el barrio y sus aspiraciones para controlar la profesión y fundar una cofradía gremial que les asistiese (la Seguridad Social de antes).

16. La catedral de Triana: Santa Ana

La “catedral” de Triana, la iglesia más antigua de la ciudad. Un lugar ligado a una leyenda fundacional y lleno a rebosar de historia y de curiosidades. Aquí tienen su retablo sus santas patronas, las alfareras mártires del siglo III, representativas de la industria más conocida de Triana: la cerámica. Hablaremos un poco de los gitanos del barrio y de sus penurias. Y acabaremos haciendo alusión a Magallanes y su tripulación de la Primera Vuelta al Mundo, por la vinculación de todos ellos con la imagen de la Virgen de la Victoria que se guarda en la iglesia.

17. Corral Herrera: una mirada a los corrales de vecinos

Esta parada la hacemos a las puertas de uno de los corrales de vecinos que ha sobrevivido a la piqueta. Veremos la forma de vivir de la clase trabajadora del barrio dentro de este tipo de viviendas tan típico de Sevilla. Lugares donde la miseria estrechaba lazos entre los vecinos, donde se practicaba la convivencia y se celebraban fiestas, o donde se combatían las noches de calor sacando una silla al patio para esperar entre charlas a que bajara la rayita del termómetro.

18. El Altozano: puerta y encrucijada del barrio

Cruce de caminos y punto central y más elevado de Triana. Una parada ideal para hablar del Puente de Triana, del flamenco o del toreo. Y del Mercado de Abastos, que esconde duras historias de la Inquisición y de sus víctimas.

19. Museo de la Cerámica y Callejón de la Inquisición: el barro y la cruz

Desde esta parada podremos ver el Museo de la Cerámica, que resume la centenaria tradición alfarera de Triana, y el Callejón de la Inquisición, donde un azulejito conmemorativo nos da pie para conocer algo sobre el comportamiento del Guadalquivir cuando decidía salirse de madre e inundar la ciudad, triste acontecimiento que se repetía de forma periódica y que castigaba duramente a sus habitantes.

20. Las Hermandades de Triana y el Callejón de la O (el "punto limpio" del barrio)

La última parada la hemos dedicado a la tradición cofradiera del barrio, aprovechando que tenemos delante la iglesia de Nuestra Señora de la O. Nada menos que cinco hermandades que procesionan en Semana Santa y llenan el barrio de nazarenos, cera y saetas. Al otro lado del Callejón de la O se encontraba una muy antigua fábrica de jabón de gran calidad de la que apenas quedan restos ni memoria. Vale la pena que conozcas la otra actividad industrial de Triana, sólo será un momento. Y como epílogo te propongo que bajes por el Callejón de la O hasta la orilla misma del río, que es el fin del trayecto y del tour.

Prueba gratis la App

Descarga la app y viaja a tu aire por el mundo.

Sobre el Guía

Nieves

nieves@guiaturisticooficialsevilla.com

Hola soy Nieves. Puedes que te estés preguntando si merece la pena hacer tu visita a Sevilla con un guía (¡virtual!)). Y es que uno puede hacer turismo por su cuenta, pero requiere mucho tiempo de preparación antes de llegar…y siempre se te escapará algo. También puedes apuntarte a un Free Tour, pero no esperes gran cosa (un buen servicio nunca sale gratis) y cuenta con que tendrás que adaptarte a sus horarios y a sus ritmos. Además, ninguno cubre todo lo que te ofrece Sevilla Imprescindible ni dura lo que dura este tour. Mereces una información veraz y de calidad al tiempo que accesible en el lenguaje y amena…¡Vade retro a las soporíferas descripciones de las audioguías!