Compras en Toledo

Ir de compras en Toledo es muy distinto a hacerlo en Barcelona, Madrid o Sevilla, que son las otras ciudades que abarcan las rutas de nuestra app (iOS y Android). Aquí no encontrarás ninguna sucursal de El Corte Inglés y las principales cadenas de moda tienen una presencia más bien escasa. Sin embargo, aún sobreviven numerosas tiendas tradicionales, no sin dificultades, donde se pueden comprar artículos típicos y característicos de la cultura toledana. Por ello, esta ciudad se considera uno de los grandes reductos de la artesanía tradicional en España, y a ella dedicamos buena parte de las siguientes líneas, sin olvidar otras propuestas más convencionales.

Artesanía en el centro histórico, seña de identidad de Toledo

Cualquier turista que quiera hacer compras en Toledo debería poner sus ojos en los objetos artesanales que todavía se siguen produciendo en la ciudad, y que se venden principalmente en el centro histórico. En las callejuelas y recovecos del casco antiguo podrás encontrar pequeños locales repletos de objetos con encanto, producidos en su mayoría por maestros artesanos de la ciudad o la provincia, siguiendo técnicas y saberes que se han traspasado de generación en generación. A continuación enumeramos los que, a grandes rasgos, son los objetos más icónicos que puedes comprar.

Damasquinado de Toledo, joyería con mucha historia

Como su propio nombre indica, lo más probable es que el origen del damasquinado toledano esté en Damasco y fuera introducido por la población musulmana en época medieval, aunque también hay evidencias de técnicas similares en civilizaciones más antiguas, como la egipcia, la griega o la romana. Pero es en esta ciudad donde ha encontrado su verdadero hogar hasta convertirse en uno de los centros productores de referencia.

 

El damasquinado de Toledo es un tipo de joyería que, sobre una base oscura de hierro o acero, se incrustan hilos de oro o plata para crear un contraste lleno de brillo y esplendor. Se pueden trabajar piezas de cualquier tamaño, desde pequeños pendientes o colgantes hasta grandes obras de pared, como retablos, siendo muy habitual también el plato decorativo. Se distinguen dos principales estilos: el de tradición árabe y sefardí (con motivos geométricos) y otro de carácter más naturalista y figurativo en el que se reproducen escenas cotidianas o cristianas.

 

Y más allá de ser una de las propuestas para tus compras en Toledo, otro de los atractivos del damasquinado toledano es, precisamente, ver cómo los damasquinadores trabajan meticulosamente en sus piezas. Muchos son los talleres que lo permiten, lo que te dará la posibilidad de comprender la finura con la que estos maestros trabajan el cincel. 

Espadas de Toledo, famosas en el mundo entero

Para muchos turistas extranjeros, Toledo es sinónimo de espada, por ello verás que esta arma blanca invade numerosos escaparates comerciales en el centro histórico. La producción del llamado ‘acero toledano’ adquirió gran relevancia en siglos pasados, cuando el número de caballeros que habitaban la ciudad era muy alto. Y en el siglo XVIII, la Fábrica de Armas de Toledo fundada por Carlos III trató de que esta actividad adquiriera dimensiones industriales. Aunque no lo logró, permaneció (y lo sigue haciendo) una producción a nivel artesanal, sobre cuya técnica de elaboración hay mucho misterio y secretismo. La característica que hizo famosas a estas espadas de acero es su gran flexibilidad, que según la leyenda se debe a un segundo temple en aguas del río Tajo. En la actualidad, se trata de un regalo o recuerdo de gran valor para profesionales de las fuerzas armadas y cuerpos de seguridad, y en general para todos los aficionados a la materia. 

Cerámicas de Toledo, una herencia milenaria

Las piezas de cerámica también son abundantes en las tiendas de artesanía y representan una opción interesante si quieres hacer compras en Toledo. La de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo, recientemente declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, está ya documentada en tiempos romanos, mientras que en época musulmana la producción toledana adquirió gran fama para la decoración de edificios, rivalizando con las de otras taifas como la de Sevilla. Y aún se pueden encontrar piezas actuales siguiendo técnicas pasadas, como la cuerda seca. 

Artesanía textil, para el hogar y la liturgia

Toledo también tiene una gran tradición bordadora. En las tiendas de artesanía es habitual encontrar piezas textiles de enorme calidad. En algunas ocasiones, para un uso decorativo o práctico en el hogar y en otros, para fines litúrgicos. En este último caso, destaca la producción ligada a la catedral de Toledo, que ha dado lugar incluso a un museo en el Antiguo Colegio de Infantes, pero también es de enorme valor la relacionada con la tradición sefardí. En las dos sinagogas de la ciudad y en determinadas tiendas encontrarás textiles con interesantes ejemplos, como talits y otras piezas hechas en ricos materiales como seda o lino blanco.

Otros objetos artesanales para tus compras en Toledo

El damasquinado, las espadas, las cerámicas y las piezas textiles son los artículos más destacados si quieres hacer compras en Toledo con un guiño a la tradición. Pero también puedes aprovechar la ocasión para echar un vistazo a los objetos en madera, como tallas, sillas o muebles en general, siendo el más característico el bargueño toledano. Y también la forja de hierro nos deja interesantes ejemplos, como candiles, aceiteras y candelabros.

Otros lugares para ir de compras en Toledo

Y si lo que quieres es comprar algo menos típico y más ‘estándar’, puedes tomar nota de estas propuestas:

 

  • Calle Comercio y alrededores: esta vía es la que conecta la Plaza de Zocodover con la del Ayuntamiento. Y por ello, la que más peatones recibe. Aquí que también es la principal calle comercial del centro histórico… como ya sugiere su nombre. Aquí encontrarás numerosas tiendas de souvenirs y alguna que otra cadena de moda o artículos del hogar
  • Centros comerciales: hay varios de pequeño formato en la parte nueva de la ciudad, pero el que se ajusta a lo que hoy se entiende por ‘centro comercial y de ocio’ es Luz del Tajo. Es decir, a las afueras de la ciudad (en la carretera TO-20, en la avenida del Río Boladiez s/n), con varias plantas, zona de restauración y un amplio parking.