Gastronomía de Barcelona

Saborear platos y productos típicos en los viajes es una de las mejores formas de conocer la cultura local. Por eso, en esta página te mostramos lo mejor de la gastronomía de Barcelona y te indicamos algunos lugares donde podrás disfrutarla en primera persona. ¡Te chuparás los dedos, sea cual sea tu presupuesto!

Gastronomía de Barcelona, fusionada con la de Cataluña

Tanto la ciudad como la provincia de Barcelona tienen platos típicos y distintivos. Pero al ser la capital de Cataluña, representa también el epicentro de su gastronomía. Por ello, a menudo las propuestas de la comunidad se fusionan con las de la provincia para mostrarse como un ‘todo’ al viajero, así que si aquí nos dejamos alguna propuesta culinaria local, esperamos que nos lo perdones… ¡y que lo pruebes igualmente!

Esa fusión entre la gastronomía de Barcelona y la de Cataluña se refleja bien en un concepto que abunda en toda la comunidad: mar i muntanya, es decir, la integración en la dieta de alimentos y recetas propias de la costa (mar) y del interior (montaña). Así que sobre la base de ello, iniciamos nuestro particular recorrido por los manjares culinarios que encontrarás en la ciudad.

1. Pa amb tomàquet: bueno y barato

El “pa amb tomàquet” es el claro ejemplo de que la cocina más sencilla puede ser también la más sabrosa. Y es que este sencillo plato es un auténtico ‘hit’, dentro y fuera de Barcelona. Se trata de una rebanada gruesa de pan sobre la que se frota medio tomate natural y sobre la que se vierte un chorrito de aceite y una pizca de sal. El pan, por cierto, puede estar tostado o no, pero para que este manjar sea 100% catalán, debe emplearse el famoso pan de pagès.

2.- Arroz parellada: la ‘paella’ barcelonesa

Muchos son los turistas extranjeros que buscan con ahínco una buena paella, pues es uno de los platos más famosos fuera de nuestras fronteras. Y aunque se puede decir que la ‘genuina’ es la valenciana, la gastronomía de Barcelona cuenta con su versión local, que es muy típica y tradicional: el arroz parellada, que también se conoce como arròs a la gandula o arròs a la mandra. ¿Su principal particularidad? El hecho de ser mixta (carne y pescado), pero con todo limpiado: marisco sin valvas, pescado sin espinas, carnes sin huesos… ¡Solo tendrás que preocuparte de saborearla al máximo!

3. Cataluña, tierra de ensaladas...

Si bien decíamos en la página sobre Madrid que su dieta tradicional no es precisamente la más mediterránea, todo lo contrario podemos decir de la gastronomía de Barcelona. Y es que algunos de sus platos más tradicionales son la base de este modo de alimentación declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Ejemplos de ello son sus ensaladas típicas: verde, catalana (con embutidos) o esqueixadas (con bacalao).

4. … y tierra de salsas

Otra característica que podríamos destacar de la gastronomía de Barcelona y de Cataluña en general es su variedad de salsas. Algunas son típicas de aquí y otras, sin serlo al 100%, se utilizan mucho para condimentar platos. Toma nota: romesco (tomate, ajo, pan, almendras, avellanas, pimientos…), allioli (emulsión de aceite de oliva y ajo), anxovada (aceite, ajo, tomate, pimiento, anchoas picadas…), etc.

5. Escalivada, una ensalada muy tradicional

Otro plato que entra en el concepto de dieta mediterránea es la escalivada, pues de hecho se considera una ensalada (se puede comer fría o caliente) a base de diferentes verduras, que se puede comer como plato solo o como guarnición de carne o pescado. Se cocina a base de tomate, cebolla, berenjena y pimiento, todas ellas asadas, y se le pueden añadir pescados, como anchoas o bacalao.

6. Calçot, la verdura más catalana

Cultivada principalmente en Tarragona, en Barcelona es muy habitual encontrar esta verdura en las fruterías y en los establecimientos gastronómicos. Es el brote de una variedad de cebolla, especialmente tierna, y se consumen asados y con salsa, sobre todo romesco.

7. Botifarra: una salchicha que debes probar

Aunque la butifarra es un tipo de embutido fresco que se puede encontrar en otras comunidades españolas, sobre todo las del Levante mediterráneo, lo cierto es que en Cataluña y, por tanto, en Barcelona adquiere la categoría de ‘producto estrella’. Está hecha con carne picada de cerdo y se condimenta con sal y pimienta, y tras embutirse, se cuece. Aquí puede teñirse de muchos colores, según los ingredientes adicionales que se añadan: amarillo para las que llevan huevo pasteurizado, negro para las que incluyen sangre, blanca (típica del Ampurdán) si incluye las partes más grasosas del cerdo… ¡Todo un mosaico de colores y sabores!

8.Cocas: una delicia dulce y salada

Aunque para mosaico de colores y sabores, nada como las cocas. Estas elaboraciones a base de masa de pastelería están muy difundidas por toda la costa mediterránea, pero aquí presentan una gran variedad. A simple vista, un turista podría confundirlas con la clásica focaccia italiana, pero los ingredientes pueden diferir. De hecho, las cocas pueden ser tanto dulces como saladas, por lo que pueden llevar desde fruta escarchada y boniato hasta verduras, carne y pescado.

9. Pets de monja, galleta típica de la gastronomía de Barcelona

Y ahora que abrimos la veda de las propuestas dulces, mencionamos en primer lugar los pets de monja, que sí se puede considerar una galleta perteneciente 100% a la gastronomía de Barcelona, pues se dice que las creó un repostero italiano afincado en la ciudad, que las llamó petto por su forma de pecho, por lo que la traducción de ‘pedo’ es una corrupción del término que, además, no hace honor a su agradable sabor.

10. Mató de Pedralbes, la versión de la crema catalana

No hay duda de que el postre dulce más famoso de la cocina local es la crema catalana. Y la gastronomía de Barcelona tiene su propia versión: el Mató de Pedralbes, también llamado precisamente Mató de monja, algo más fina y que se suele acompañar de nata o miel.

11. Panellets, el producto típico de la Castanyada

Hay determinadas fechas del calendario que están asociadas a fiestas y, con ellas, a productos típicos. Cabe destacar la Castanyada y, con ella, los panellets… además de las castañas asadas, claro. Se trata de bolitas hechas con masa dulce de azúcar, huevo, almendra molida y ralladura de limón, que se pueden recubrir de muchas maneras, desde café a piñones, pasando por chocolate y mucho más.

Dónde disfrutar de la gastronomía barcelonesa

Además de estos platos típicos de la gastronomía de Barcelona, queremos indicarte algunos lugares donde podrás encontrar las anteriores propuestas así como otros muchos productos.

Mercado de la Boquería

Además de ser un monumento en sí mismo, al que hacíamos mención en la página sobre qué ver en Barcelona, la Boquería también es un mercado vivo, donde se pueden encontrar alimentos muy variados y platos ya elaborados para degustar. A nosotros nos gusta pasear por allí y comprar algún zumo natural, pues hay muchos puestos y numerosos sabores a elegir. A última hora del día, por cierto, los suelen vender más baratos para ‘quitárselos de encima’.

Mercado de Sant Antoni

Otro mercado que sugeríamos en la página de Qué ver en la ciudad, pues deslumbra por su belleza. Aunque también te conquistarán por los ojos (y el paladar) los productos que allí se venden: mariscos, embutidos, frutas… y todo de la máxima calidad. Ideal para quien se pregunte qué productos forman parte de la dieta de un barcelonés. Y si quieres ampliar la lista, puedes anotar el Mercado de Santa Caterina y el de la Concepció, de estilo similar.

Restaurantes míticos

Si te gustan los restaurantes antiguos, esos en los que el tiempo parece haberse detenido, encontrarás algunos de gran interés. Sirvan de ejemplo Los Caracoles, de 1835, y 7 Portes, de 1836, ambos para degustar la cocina más tradicional.

Restaurantes con estrellas Michelín

Si tienes un presupuesto elevado pero prefieres explorar la nueva gastronomía de Barcelona, esa que encaja en el concepto de ‘cocina de autor’, pues anotar Àbac, del mediático Jordi Cruz, o Lasarte, de Martín Berasategui, ambos con tres estrellas Michelín.

Restaurantes ‘fusión’

Hablábamos antes de la fusión de la cocina barcelonesa con la catalana, pero en realidad eso se puede extrapolar también a España y al mundo entero. En Barcelona hay restaurantes para todos los gustos y de procedencias muy diversas, a veces con un concepto muy ‘purista’ y en otros, de interpretación libre. ¡Encontrarás de todo!

Chiringuitos a pie de playa

Como decíamos en la página sobre Qué hacer, tomar algo en un chiringuito es toda una experiencia. Y muchos de ellos te permitirán probar algunos platos típicos de la gastronomía de Barcelona, aunque su concepto está más próximo al de ‘fusión’. No tengas reparos de pasear tranquilamente y detenerte en el que más te inspire.

De tapas por Barcelona… y una aclaración

Ir de tapas por Barcelona es un clásico entre los turistas y los barceloneses. Y si vienes de otras partes de España, te vendrá bien leer una importante aclaración: el concepto de ‘tapas’ es diferente al de otras ciudades ‘míticas’, como Granada: la tapa de Barcelona es un plato entero, lo que en otras regiones de España se suele llamar ‘ración’. Y, por supuesto, se paga. Pero se trata de un concepto muy social de la comida, pues se puede comer de pie y a compartir entre varias personas, con una bebida en mano.

Comidas populares terminadas en ‘-ada’

Y por último, si hablamos de comidas populares, no podemos olvidarnos de algo muy tradicional en la cultura barcelonesa y en la catalana en general: las reuniones de grupo en plena calle como parte de una fiesta o una reivindicación… donde se acaba comiendo. Terminan en ‘-ada’ y tienen como protagonistas a un producto típico: calçotada, sardinada, botifarrada

Todas ellas son propuestas más que válidas para disfrutar de la gastronomía de Barcelona, así que no dudes en reservar parte de tu presupuesto y de tu tiempo para ello. Te dejará un magnífico sabor de boca… ¡Literalmente!